“Los ladrones son los únicos que nos tienen en cuenta”

La patria chica 07 de mayo de 2019
Diálogo entre El Diablito del Cabildo y Silvia, vecina de la zona de San Luis, quien denuncia un gran abandono del barrio por parte del Municipio.
IMG-20190508-WA0029

“Los barrios que consiguen muchas cosas, son los que tienen buenos dirigentes vecinales. Pero no debieran olvidarnos tanto”, se lamenta Silvia, quien vive en el barrio San Luis desde hace doce años. La señora comenta que hay vecinos de la zona, con intenciones de formar un Centro Vecinal y, de esta manera, comenzar con las gestiones para solucionar algunos de los problemas que tiene el barrio: falta de iluminación, desmalezado insuficiente, escasos paradores de colectivos e inseguridad, entre otros.

El barrio San Luis se encuentra en la zona sudoeste de la ciudad, en el límite con el municipio de Rosario de Lerma. Hace unos veinte años atrás, la mayoría de las edificaciones eran casas de veraneo o de fin de semana. Con el paso del tiempo, la zona fue aumentando en cantidad de residentes permanentes y con ello, avanzó también el desarrollo comercial. Sin embargo, como ocurre muchas veces, el crecimiento no fue parejo sino desigual.

El Diablito - ¿Hace cuánto que vive en San Luis?

Silvia - Hace doce años. Estoy en el límite, donde se termina el barrio. La calle es Nevado del Acay y Cerro Bola. Aquí hay unos yuyarales tremendos. Hay también una calle donde no existe la calle, porque está tapada de yuyos.

El Diablito - Existe una Delegación Municipal en la zona…

Silvia - Sí, es verdad. Hay una Delegación. Pero las veces que yo fui personalmente por pérdidas de agua o por falta de luminarias, me indicaron que me dirigiera a Aguas del Norte o que llamara a LuSal. Y esta empresa me pregunta si yo soy propietaria del frente de donde estoy pidiendo la luz. Bueno, es el lugar donde transitamos. Yo, particularmente, y mucha gente tenemos cinco, seis o siete cuadras desde donde nos deja el colectivo. En la esquina de Cerro Bola y Nevado de Llullaillaco, por ejemplo, está la entrada al río y es una boca de lobo. En esa esquina, en toda esa parte, viven personas y no hay luz! Hay tendido, hay postes, pero nunca pusieron la luz.

El Diablito - O sea que usted pide que pongan luminarias y LuSal le pregunta si usted es propietaria del lugar…

Silvia - Sí. Hay respuestas que o bien dan mucha rabia, o dan risa. Y uno deja de insistir y se queda ahí, sin hacer nada. Según los funcionarios de la Delegación, cruzo la calle y estoy en Rosario de Lerma. Creo que es más fácil que ellos hablen con el intendente de Rosario de Lerma, a mandarnos a nosotros hasta allí a pedir que, por ejemplo, vengan a desmontar. Creo que es más fácil y más viable para los que están en el tema.

A veces a Silvia le gana la desilusión. Sin embargo, comenta que días atrás, en el barrio se realizó un encuentro de vecinos con el objetivo de conformar un Centro Vecinal.

El Diablito - Habría que tratar de impulsar y movilizar el tema del Centro Vecinal.

Silvia - Sin dudas, creo que los barrios que consiguen muchas cosas, es porque tienen buenos dirigentes vecinales. Pero no debieran olvidarnos tanto. Por ejemplo la seguridad, cuando se conocen casos puntuales que han desvalijado alguna casa, recorren las motos del 911, la Policía por ahí camina, uno las ve. Pero no es siempre. No sé si compete a la Municipalidad -creo que no-: no tenemos médico de guardia en la salita. ¿Si la gente se enferma y no hay colectivo? ¿Y no tenemos auto y no tenemos cómo? Entonces nos mandan al Intersindical.

El Diablito - ¿Hay calles adoquinadas en el barrio, o es todo enripiado?

Silvia - En general son enripiadas. Hay una avenida adoquinada, en este momento no me acuerdo el nombre de la calle, es desde la Policía hacia adentro. Sí está asfaltada la calle del colectivo, que hace realmente una traza muy chica para la cantidad de personas que somos. O sea, yo estoy hablando desde mi lugar. Lo que pasa es que San Luis es amplio, es grande: desde la iglesia hasta el aeropuerto hay nada más que cuatro paradores.

El Diablito - ¿Y usted cuánto demora en venir al centro en colectivo?

Silvia - Regularmente son 50 minutos.

El Diablito - ¿Cómo es el servicio de gas y de agua?

Silvia - No voy a mentir: sí nos pusieron la red de gas. Pero también hay lugares en que el gas llega a ambas esquinas y hay calles por donde no pasa. Y no pasa, y se acabó: las personas de ahí se quedaron sin gas. Hará alrededor de dos años, que tenemos agua corriente todo el día. Antes era sólo una hora al día.

El Diablito - Silvia, un último mensaje para los funcionarios municipales.

Silvia - Son muchas las falencias en la zona. Muchas cosas que necesitamos y que nos hacen falta, como cualquier vecino de la ciudad. Acuérdense de nosotros pero no sólo para incluirnos en los impuestos!

IMG-20190508-WA0035

Te puede interesar