"Me pueden meter presa pero no me van a callar"

Nacionales 13 de abril de 2016
La ex presidenta se dirigió a la multitud que la esperó, mientras presentó un escrito al juez Bonadío por la causa de venta de dólar a futuro, en la que está imputada
Cristina2
Foto: AP.

"Me pueden meter presa pero no me van a callar", sostuvo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en un acto ante miles de militantes que se acercaron  a apoyarla en los tribunales de Comodoro Py, luego de su indagatoria frente al juez Claudio Bonadío. 

Ante una multitud que la escuchaba bajo una copiosa lluvia, la ex mandataria pidió “reflexionar juntos, recordando la historia” para ver que no es el primer caso de un ex presidente perseguido por la Justicia. Puso como ejemplos al derrocamiento de Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón, con las consecuentes causas judiciales que se armaron luego de esos hechos.

En ese sentido, Cristina remarcó que “no podrían haberse consumado los atropellos y desgracias sobre tantos argentinos y argentinas sin la complicidad del Poder Judicial”. Y subrayó: “Estoy segura de que si pudieran prohibir la letra K del abecedario, lo harían”.

Al señalar el edificio de Comodoro Py, Cristina se quejó de algunas causas que duermen hace años en tribunales. “Algunos como el caso Graiver y crímenes de lesa humanidad siguen en este edificio. Adentro de este edificio, en algún despacho, en algún cajón, en algún basurero, esta la causa de apropiación ilegitima, torturas y desapoderamiento de la familia Graiver que aún espera justicia en la Argentina”, señaló.

“Quiero que la gente vuelva a ser feliz en la República Argentina: quiero que vuelva a tener libertad”, remarcó la dirigente, al tiempo que cuestionó la detención de Milagro Sala. “Que una dirigente social como Milagro Sala esté encarcelada sin que sepa a ciencia cierta de qué se la acusa, por qué se la juzga, atenta contra los derechos y garantías de una democracia”, consideró.

Los fueros del pueblo

“En cuanto a mí, no se preocupen”, le dijo Cristina a la militancia. “Ustedes saben que voluntariamente renuncié a tener fueros. Se cansaron de editorializar, de publicar, que los quería buscar. No los necesito, tengo los fueros del pueblo”, remató en uno de los tramos más encendidos de su discurso.

“Se me leyó la acusación que se me hace de asociación ilícita”, relató sobre la audiencia que había mantenido minutos antes en el juzgado de Claudio Bonadio. “Contesté que la única organización de la que forme parte fue del Poder Ejecutivo nacional como su titular elegida democráticamente, por la voluntad de los argentinos, en dos oportunidades consecutivas”. Y agregó, misteriosa: “Les dije que formaba parte de otra organización: del Partido Justicialista. Pero dejémoslo ahí, amplitud y saber también que estamos en épocas de nuevos tiempos”.

Avances y retrocesos

“Ustedes han sido empoderados en estos 12 años y medio en los que hemos logrado conquistas y avances. Y la historia que relataba al principio, la de Yrigoyen y Perón, la de la década infame y el golpe del 24 de marzo de 1976, es la historia de los avances y retrocesos del pueblo argentino”, analizó la ex presidenta.

Y formalizó la convocatoria a un frente de unidad popular al que denominó Gran Frente Ciudadano: “Unan sus esfuerzos porque no podemos permitir un retroceso como el que hemos vivido en otras etapas históricas porque después cuesta remontar”.
“Sobre todo”, subrayó, “en un mundo complejo, donde vemos que situaciones similares se repiten con gobiernos populares de la región. Esta no es una cuestión que nace en Argentina, es una matriz comunicacional, política y judicial que se extiende en toda la región para asociar a los proyectos populares con la corrupción de modo tal que luego vienen los privatizadores que te dejan sin nada, pero que cuando terminan, no te acordás ni quién sos vos. Esto es lo que ha pasado en la historia de América Latina”, ponderó.

Cristina también se refirió en varios tramos de su discurso al escándalo internacional de los Panama Papers que involucra al presidente Mauricio Macri. De repente aparece este escándalo internacional que no hace más que revelar lo que muchos ya sabíamos pero que prolijamente había sido ocultado por los medios de comunicación", advirtió. En ese sentido, manifestó: “No se enojen con otro argentino por quién votaron. Pregunten si conocían la causa del contrabando, Manliba, los dirigentes cooptados. ¿Cuánta gente se acuerda de esto? Porque hay una maquinaria comunicacional dedicada a tapar esto y elevar a la enésima potencia cualquier otra cosa que sea una distracción de estos mecanismos de corrupción y que significan transferencias de ingresos de las clases medias , pequeños productores y trabajadores a las elites gobernantes y sus vinculados. Esta es la historia de Argentina”.

Fuente: INFO|news.

Te puede interesar