La emergencia turística también es municipal

Legislativas 01 de octubre de 2020
El Concejo Deliberante salteño la aprobó por ordenanza. Así como Nación y Provincia, el municipio dará facilidades al sector del turismo para que puedan sobrellevar el freno en la actividad, a raíz de la pandemia.
turismo

En una nueva sesión desarrollada por videoconferencia, el Concejo Deliberante capitalino aprobó ayer la declaración de emergencia turística en la ciudad de Salta. De esta manera, mediante una ordenanza que incluye un paquete de exenciones impositivas, el Municipio intentará darle un poco de alivio a una de las actividades comerciales más golpeadas por la pandemia del Covid-19.

La iniciativa, elaborada por la concejala Romina Arroyo, propone la adhesión del municipio a la Ley provincial 8.195, sancionada con idénticos fines en el mes de julio. La emergencia turística tendrá vigencia por un plazo de 180 días a partir de la promulgación de esta ordenanza, con la posibilidad de prorrogarse por otros seis meses.

“Este proyecto busca amortiguar la crisis para el sector del turismo”, sostuvo Arroyo al momento de discutir la iniciativa. La presidenta del bloque Salta tiene Futuro también explicó que “la declaración de emergencia turística en la ciudad de Salta es una herramienta para la Municipalidad para poder seguir brindando soluciones, pedir ayuda a Nación, como así también poder otorgar los beneficios que establecimos en esta ordenanza”.

Arroyo reconoció que la medida no es una solución definitiva para la actividad turística, pero sí “un paliativo para un sector clave en la generación de empleo”. En ese sentido, la concejala expresó que “el turismo le aporta alrededor de 20 mil puestos de trabajo a la ciudad” y que “unas 1.200 empresas trabajan para este sector”.

Por último, la concejala destacó el trabajo conjunto con funcionarios del Ejecutivo municipal para la creación de esta ordenanza, así como también con la Cámara de Turismo.

Minutos después su compañero de bancada, Santiago Alurralde, adelantó el acompañamiento al proyecto e indicó: “Se trata de volver a poner el engranaje del turismo en funcionamiento y salvarlo para que no muera”.

Por su parte, las concejalas Paula Benavides (Salta Independiente) y Susana Pontussi (PARES) propusieron pequeñas modificaciones al articulado de la iniciativa, lo que motivó el pedido de un cuarto intermedio que se extendió por quince minutos. Al reanudarse la sesión, se leyó la redacción final y el proyecto fue aprobado por unanimidad.

Misión rescate

Según el artículo 2 de la ordenanza, podrán ser beneficiarios de la normativa “las personas humanas o jurídicas que realicen las siguientes actividades turísticas en el territorio de la ciudad de Salta: servicio de transporte con afectación exclusiva para la actividad turística; hoteles y demás alojamientos turísticos; establecimientos gastronómicos del circuito turístico, a determinar por el Ejecutivo municipal, en conjunto con la Cámara de Turismo de la provincia; agencias de viajes y turismo; guías de turismo; prestadores de turismo alternativo; turismo de reuniones; servicios de locación de vehículos u otros medios de transporte rentados a turistas”.

En tanto, los beneficios que establece la ordenanza se encuentran en el artículo 3. Se trata de exenciones del 50% y 100% en el pago de impuestos, así como en la liquidación de los intereses de financiación de los planes de facilidades, para los períodos fiscales 10/2020 al 12/2020, inclusive.

La norma comprende los siguientes tributos: Tasa de Publicidad y Propaganda; Contribución que incide sobre la Ocupación o Utilización de Espacios del dominio público; Impuesto Inmobiliario; Tasa General de Inmuebles (TGI); Tasa por Inspección de Seguridad, Salubridad e Higiene (TISSH); e Impuesto a la Radicación de automotores.

Fuente: Salta/12.

Te puede interesar