Hay 121 genocidas condenados por delitos sexuales

Policiales y Judiciales 08 de marzo de 2021
La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad publicó un nuevo informe sobre los números de los juicios por delitos de lesa humanidad.

En el marco de concientización sobre los derechos de las mujeres y cómo constantemente son vulneradas, la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad publicó un nuevo informe sobre los números de los juicios por delitos de lesa humanidad. De las 254 sentencias dictadas desde 2006 hasta hoy, en 36 se abordan delitos sexuales. De 1.024 condenados por crímenes de lesa humanidad, 121 fueron responsabilizados por delitos sexuales y otros trece llegaron acusados a debate y resultaron absueltos. Los condenados por estos delitos representan el 11% del total.

En esas 36 sentencias, que representan un 14% del total, se abordaron delitos de violencia sexual contra 136 víctimas: 112 mujeres y 24 varones.

En 2010 se conoció en la Argentina el primer fallo que consideró a este tipo de crímenes como delitos autónomos en el marco del accionar represivo del terrorismo de Estado. «Las investigaciones demuestran que las prácticas de abuso, violación sexual, tocamientos y aborto forzado fueron extendidas en todo el país durante la represión ilegal, informó la procuraduría especializada», afirma el informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad.

Los delitos sexuales de los genocidas

Los testimonios de sobrevivientes, el trabajo de las querellas y fiscalías, y el avance de las causas permitieron que ese tipo de delitos sean considerados autónomos de otros cometidos por los genocidas. Así, las agresiones sexuales pudieron ser distinguidas de las torturas, lo que permite dimensionar la violencia de género en los crímenes de lesa humanidad.

Los delitos sexuales fueron parte del cotidiano en los centros clandestinos que funcionaron en el país. Llevó muchos años poder dimensionar la funcionalidad de esta práctica en la planificación del terrorismo de Estado y poner en palabras no solamente la memoria, sino también la denuncia.

Los crímenes de violencia sexual no estuvieron aislados del plan represivo general de los genocidas: fueron parte. Pero diferenciada. De eso se tratan las cifras, que son la historia, nuestra memoria y nuestra necesidad de justicia.

Parte de las violencias contra las mujeres fueron los partos en cautiverio y el robo y apropiación de bebés. Hasta ahora, las Abuelas de Plaza de Mayo pudieron encontrar 130 verdades, en su mayoría nietos y nietas a quienes se les restituyó su identidad. Pero la búsqueda continúa y toda la sociedad debe participar.

Lesa_Graficos_Fiscales_1

Te puede interesar