Todos somos Tití

Discapacidad e Inclusión 27 de marzo de 2021 Por Nicolás Montero
Una madre pide ayuda para su hijo realizando una colecta solidaria a diario en la peatonal Alberdi esquina Urquiza con el objetivo de recaudar fondos para que ambos viajen hasta China, país en donde el niño se realiza un tratamiento médico con células madre con el que ha podido mejorar significativamente su calidad de vida

Mónica es madre de Titi Vélez, un chico de 14 años. Ambos son de la provincia de Santiago del Estero. A él le diagnosticaron una encefalopatía hipoxico-isquemica, una patología que de niño le dejó algunas secuelas como distonía y espasticidad muscular.

Su madre, por su parte, descubrió en el tratamiento con células madre una novedosa alternativa dentro de la medicina china que permitió reestablecer la salud de su hijo, quien luego de vivir una primera experiencia con el mismo durante el año 2015, logró muy buenos resultados al disminuir el tono muscular y mejorar su postura al dormir.

En una ocasión, en la peatonal de Mar del Plata, se les presentó la oportunidad de conocer a una pareja, que se encargaron de brindarles información sobre el tratamiento con células madre. Además les facilitaron el contacto con Juan Bautista Godoy, un padre de familia, cuya hija ya había tenido una experiencia previa y satisfactoria con el mismo tratamiento.

Estos, y otros testimonios positivos, alentaron a Mónica a copiar la idea de este hombre con la esperanza de poder ayudar a su hijo. Para ello, decidieron recaudar empleando todo tipo de recursos, desde rifas especiales, venta de empanadas, hasta el empleo de masterclass. Todo con el objetivo claro: viajar a China.    

En este mismo sentido, gracias a una campaña que se gestó en las redes sociales y en las calles, a través de distintas colectas solidarias que se llevaron a cabo y a la colaboración del gobierno de la provincia de Santiago del Estero, quien donó el dinero restante, finalmente la familia Vélez viajó al país asiático por primera vez en el año 2015. Allí, el niño recibió una muy buena atención médica que sirvió para optimizar su calidad de vida.

Desde el año pasado, madre e hijo viven en Salta, llevando a cabo una nueva campaña para que Tití pueda realizar nuevamente su tratamiento con células madre en China por segunda vez.

Dicha campaña inició y se llevó adelante con gran efectividad durante los meses de enero y febrero del 2020. Sin embargo, con la inesperada llegada de la pandemia del Covid 19, se paralizó y recién en noviembre la colecta  pudo retomarse con  cierta normalidad.

En la actualidad, Mónica y Tití se encuentran todas las mañanas en las calles de la Peatonal Alberdi, esquina Urquiza, esperando la ayuda de un corazón solidario que se acerque y les dé una mano para alcanzar su meta.

Titi 2

Te puede interesar