"No van a faltar dólares"

Nacionales 01 de abril de 2021
El presidente del Banco Central de la Nación aseguró que puede haber presiones cambiarias en el segundo semestre pero que las afrontarán como hicieron el año pasado

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, dijo que es probable que las tensiones cambiarias que se vivieron en el segundo semestre de 2020 se repitan este año una vez que se concrete la liquidación del grueso de la cosecha. Pero, aseguró, que si pudimos sobrellevarlas el año pasado seguramente vamos a sobrellevarlas.

“Hemos sufrido algunos embates, en el segundo semestre las presiones para una devaluación fueron extraordinarias y pudimos resistirlas. Desde diciembre el Banco Central está comprando dólares en el mercado y el mes pasado tuvimos un récord de compras, por una cuestión estacional y es que se está liquidando la cosecha gruesa”, dijo el funcionario.

“Nosotros creemos que con la administración cambiaria que está impuesta en nuestro país y con los precios que están teniendo los commodities no deberíamos tener dificultades en nuestro balance cambiario”, agregó el titular de la autoridad monetaria.

Respecto de la posibilidad de que las tensiones cambiarias vuelvan en la segunda mitad del año, Pesce fue categórico. “Faltar dólares no van a faltar. Tenemos un nivel de exportaciones aceptables, un sistema de administración cambiaria que está funcionando, es cierto que hay estacionalidad y algunos juegan con esta estacionalidad para generar incertidumbre, pero si pudimos sobrellevarlas el año pasado seguramente vamos a sobrellevarlas este año”, comentó.

“En un contexto difícil estuvimos a la altura de las circunstancias. Las presiones en el segundo semestre seguramente van a volver a aparecer, y bueno, las afrontaremos como lo hicimos el año pasado”, concluyo.

La devaluación del peso en abril será inferior a la de marzo

El Banco Central sorprendió al mercado por segunda rueda consecutiva al profundizar el anclaje del dólar. La divisa mayorista subió apenas 4 centavos a $ 92. Hasta principios de esta semana la devaluación era de entre 7 y 11 centavos diarios. Pero el lunes sorprendió y tras los feriados de sábado y domingo no devaluó y el martes, hizo una corrección de 4 centavos que repitió el miércoles.

En otras palabras, la semana termina con una devaluación de 8 centavos, la más baja del año. Viendo lo que sucede, en el mercado existe la percepción de que en abril la devaluación será inferior al 2,42% de marzo, bastante por debajo de una inflación que se espera que sea de 4%. Día a día, el dólar se va retrasando más.

Por supuesto, el movimiento repercutió con fuerza en el mercado de futuros donde se desplomaron todos los fines de mes. Para fines de abril el dólar cotizó a $ 94,19, un 0,43% menos que el día anterior. Fin de año bajó $ 1 a 117,80 (-0,87%). Ahora la tasa de devaluación es del 24% anual y es la mitad de lo que estaba a principios de año y la cuarta parte de la tasa de noviembre.

Sin duda, los exportadores, fuertes vendedores de futuro para asegurar el tipo de cambio de sus exportaciones, son los grandes ganadores con la baja del ritmo de devaluación mayorista.

Te puede interesar