Bolsonaro rechazó las restricciones de movimiento y pidió a la población volver al trabajo

La Patria Grande 01 de abril de 2021
Marzo ha sido por lejos el peor mes de la pandemia en Brasil, con más de 66.000 víctimas fatales.

Lejos de tener una mirada social y sanitaria, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó duramente las medidas que buscan restringir los movimientos de la población ante la pandemia de coronavirus y aseguró que “el hambre mata mucho más que el propio virus”.

Además, el presidente del gigante sudamericano expresó su punto de vista en una conferencia de prensa en donde no aceptó preguntas, mientras el país registró este martes un nuevo récord diario en el número de muertos a causa de covid-19, de 3.780 fallecidos.

“Brasil tiene que volver a trabajar. La población tiene que volver a trabajar”, afirmó Bolsonaro, que se presentó ante los micrófonos sin mascarilla, acompañado de otros altos funcionarios que sí tenían su rostro parcialmente cubierto.

“Los efectos colaterales de la pandemia no pueden ser más que los del propio virus”, insistió Bolsonaro.

Bolsonaro dijo que las órdenes de las autoridades de los estados y de los municipios que buscan pedir a la población que se quede en casa “extrapolan un estado de sitio”, una medida especial que solo puede ser autorizada por el poder legislativo.

“Quedándonos en casa no vamos a solucionar ese problema”, recalcó Bolsonaro, un jefe de Estado que en el comienzo de la pandemia le restó importancia y llegó a calificar la covid-19 como una “gripita”.

Sin embargo, los hospitales ya están saturados: 18 de los 27 estados brasileños tienen más del 90% de sus camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) para covid-19 ocupadas y otros siete registran una ocupación de 84% a 89%, según el último boletín de la Fundación Fiocruz.

Además, varios estados empezaron a adoptar protocolos para adjudicar las camas disponibles a los pacientes con más chances de sobrevivir. “Hemos llegado a una situación muy trágica, parecida a lo que ocurrió en Italia” a inicios del año pasado, dijo Maciel.

Sao Paulo y Río de Janeiro se encuentran con un período festivo ordenado por las autoridades municipales que comenzó el viernes y que se prolongará hasta este domingo, con el fin de restringir las actividades de la población para enfrentar la pandemia.

Desde el 1 hasta el 31 de marzo se registraron 66.573 víctimas fatales de covid, más del doble de las 32.881 de julio de 2020, hasta ahora el mes más letal.

Brasil es, después de Estados Unidos, el segundo país con el mayor número acumulado de casos de covid-19, con 12,6 millones de infectados, y de fallecidos, 321.515, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Te puede interesar