Inclusión pendiente en un Estado ausente

Discapacidad e Inclusión 12 de julio de 2021 Por Nicolás Montero
Franco es un chico con parálisis cerebral e hipoacusia que no puede viajar en colectivo debido a que las rampas del mismo se encuentran en muy mal estado.
colectivo

Gaby Yapura es la hermana de Franco, quien es un joven de 23 años que antes de nacer sufrió una hipoxia cerebral que ataco su sistema nervioso y posteriormente le desencadeno una parálisis cerebral que lo dejó en silla de ruedas.

Tiempo después ella se hizo cargo de la crianza de él, quien luego comenzó a hacer rehabilitación y ya a los tres años de edad empezó a concurrir a la escuela bilingüe para niños sordos e hipoacúsicos EFETA N 7044, que, en ese momento estaba ubicada en calle Buenos Aires, entre Mendoza y San Martin.

Cabe recordar que, en 2010 la institución cambia de domicilio y se establece en el Huaico. También en ese año en Salta comienzan a circular los colectivos adaptados con rampas para personas con movilidad reducida.

A partir de este momento empezaron los verdaderos problemas de accesibilidad.  Problemas que aun hoy ambos siguen padeciendo, ya que ellos usan el transporte público para que Franco pueda acudir a todas sus actividades escolares diarias.

Lamentablemente, cuando se disponen a tomar el colectivo cada día les ocurre lo mismo: deben esperar durante muchas horas un micro adaptado con rampas, ya que este tipo de coches no circulan con la misma frecuencia que la mayoría de los vehículos convencionales. Y cuando por fin encuentran al menos una oportunidad para subirse a uno, los choferes de estas líneas les dicen que "no disponen de las llaves para que poder bajar las rampas". Toda esta situación provoca que resulte prácticamente imposible viajar en colectivo, esto sin contar el padecimiento que implica la espera de un coche piso bajo para una persona con discapacidad en época invernal hacen que esta situación sea lamentable e indefendible.

Hasta hace un año y medio ella venía realizando varios reclamos a la AMT pero tras la llegada de la pandemia del coronavirus se vio obligada a interrumpirlos, y hasta el momento no ha obtenido respuesta alguna por parte de las autoridades ,además esto no la privo de seguir viviendo situaciones insólitas junto a su hermano incluso dentro
de una línea de colectivos convencional en la que quiso subir junto a Franco pero al intentar hacerlo sufrieron el maltrato y la discriminación por parte de varios pasajeros quienes a los gritos se dirigieron hacia ambos y les dijeron que "dejen de molestar ya que para eso están los pisos adaptados".

Te puede interesar