Retomar el debate

Legislativas 23 de julio de 2021 Por El Diablito del Concejo
Hace cuatro años el cuerpo deliberativo capitalino discutió sobre la necesidad de realizar debates preelectorales, tanto entre los candidatos a intendente como entre los candidatos a concejal. La iniciativa quedó en la nada.
silla vacía

Habiéndose iniciado la campaña para las elecciones legislativas provinciales que se llevarán a cabo el 15 de agosto, es pertinente recuperar algunas discusiones relacionadas al tema, que se dieron en los últimos años en el ámbito del Concejo Deliberante de Salta.

Ciertamente, también se debe tener en cuenta que esta campaña en particular se desarrollará en el contexto de la emergencia sanitaria. Sin dudas, esta situación reconfigurará las estrategias tradicionales, cobrando más relevancia (de la que ya tienen) las publicaciones en redes sociales y el desfile de candidatos en los medios masivos de comunicación.

En 2017 ingresó al Concejo Deliberante de nuestra ciudad, un proyecto de Ordenanza para establecer como obligatorio el Debate tanto entre los candidatos a intendente como entre los candidatos a concejal. Si bien la iniciativa no llegó a tratarse en el recinto, pudo discutirse tanto en las comisiones de trabajo, como en un plenario del cual participaron representantes de distintos sectores.

En esa reunión, Frida Fonseca, concejala autora del proyecto, explicó que la intención de la iniciativa era “Generar una herramienta democrática y válida para fortalecer los procesos legislativos y ejecutivos de elección”; y también planteó que “en las campañas se pone el énfasis más en la imagen y el marketing y menos en cuáles son las propuestas, los proyectos y las ideas que los partidos tienen en relación a los problemas”.

Una de las cuestiones que se analizaron en ese plenario fue la necesidad de un reglamento específico para el buen desarrollo del debate: “Es importante que se definan reglas claras para que el debate sea de propiedad de la comunidad y no de un medio”, manifestó el entonces concejal Ignacio González, en aquella discusión. En igual sentido, la edila Lihué Figueroa planteó trasladar a los barrios el intercambio de propuestas entre candidatos: “El debate podría desarrollarse en el ámbito de los Centros Vecinales”, dijo.

Pasaron cuatro años, dos elecciones (2017 y 2019) y sin embargo, los debates entre candidatos para ocupar cargos ejecutivos y legislativos municipales nunca sucedieron. Por desgracia, el proyecto para establecer su obligatoriedad duerme cómodamente en algún estante del abarrotado archivo del Concejo Deliberante.

No obstante, en 2019 se insistió con este tema a través de un proyecto de Declaración de anhelo. Si bien una iniciativa de este tipo es simplemente una expresión de deseo, en la que el cuerpo deliberativo manifiesta que “vería con agrado” una acción determinada, en este caso, se redoblaba la apuesta inicial: la obligatoriedad del debate preelectoral se extendía a todos los cargos ejecutivos provinciales y municipales. Pero eso sí, los concejales se auto excluían de la discusión y pateaban la pelota a la Legislatura, ya que serían los diputados y senadores quienes tendrían que redactar y votar una ley de alcance provincial referida a este tema.

El expediente no llegó a discutirse en las comisiones, ni siquiera registró movimiento alguno. Al parecer, los concejales que conformaron el nuevo cuerpo en 2019 no vieron la iniciativa con el mismo agrado que los del 2017.

Te puede interesar