Por ahora, no habrá zona de convivencia en Salta

Legislativas 28 de abril de 2016 Por El diablito del Concejo
Con una Resolución de rechazo, el Concejo Deliberante se pronunció en contra del proyecto presentado por las mujeres trans.
Foto0024[1]
Foto: El Diablito.

El Concejo Deliberante rechazó ayer el proyecto de ordenanza presentado por el movimiento Mujeres Trans Autoconvocadas (MTA), para establecer una zona de convivencia en la ciudad. Tras un largo debate y, por diversas razones, ediles de las distintas fuerzas políticas se manifestaron en contra de la iniciativa, excepto los concejales del Partido de la Victoria, quienes votaron a favor.

Las dos posiciones principales estuvieron sintetizadas en las intervenciones de quienes habían tratado el proyecto en la Comisión de Derechos Humanos y Garantías Constitucionales: Frida Fonseca (PJ) y Lihué Figueroa (PV).

Fonseca, si bien se opuso a la iniciativa, destacó la permanente estigmatización que sufren las mujeres trans y el estado de vulnerabilidad de sus derechos cívicos y sociales. En este sentido, sostuvo que el Estado debería facilitar otras formas de inclusión para el colectivo trans, en lugar de conformar una zona que contribuya a la trata de personas.

Por su parte, Lihué Figueroa coincidió con la concejal Fonseca en el diagnóstico de vulnerabilidad que vive el sector, agregando que el 95% de las mujeres trans se dedican a la prostitución, debido a la desigualdad que sufren, en términos de acceso a la educación, a la vivienda y a la salud. Sin embargo, Figueroa manifestó que, creando una zona de convivencia, el municipio estaría reconociendo esta vulnerabilidad y creando un lugar seguro para el desarrollo de sus actividades.

También se expresó la concejal Socorro Villamayor (Por Salta) quien sostuvo que, tanto en lo que respecta a la competencia para establecer la zona, como en lo que tiene que ver con la seguridad y la salud (certificados sanitarios), es el gobierno provincial y no el municipal, quien cuenta con las herramientas y los recursos económicos necesarios para resolver estas cuestiones.

Por el bloque de la UCR se manifestaron el edil Ángel Ortíz, quien afirmó que "Como política pública no puede habilitarse la prostitución o generar garantías y derechos para su ejercicio"; y el concejal Alberto Salim, que aseguró que "detrás de la prostitución está la trata de personas, la prostitución infantil y la venta ilegal de drogas y alcohol".

Finalmente, Romina Arroyo (SD) se pronunció en contra de cómo viene actuando la Policía, en hechos de oferta sexual, violando los derechos de quienes ejercen la prostitución. Ángela Di Bez (Primero Salta), por su parte, se ofreció a brindar su apoyo "a las gestiones que deba realizar el MTA ante las autoridades provinciales y legislativas".

Te puede interesar