Los reyes magos en la Casa Rosada

Nacionales 10 de mayo de 2016
Gobierno y empresas acordaron que no habrá despidos por 90 días. Además prometieron que se crearán "millones de puestos de trabajo". Las centrales obreras expresaron su desconfianza.
macri9

En una conferencia de prensa desde el Salón Blanco de la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri anunció ayer la celebración de un "acuerdo de estabilidad laboral", que establece el compromiso de empresarios para mantener a los trabajadores en sus compañías durante los próximos 90 días y contribuir a la creación de nuevos empleos.

"Este encuentro tiene por objetivo defender el trabajo argentino", sostuvo Macri y dijo que espera que más empresarios se sumen al acuerdo próximamente, ya que su gestión aspira no sólo a conservar el empleo, sino a "crear millones de puestos de trabajo para todos los argentinos".

En el encuentro estuvieron presentes representantes de las tres CGT las cuales, sin embargo, anunciaron que seguirán apoyando la ley de emergencia ocupacional que se votará mañana en Diputados. En ese sentido, Juan Carlos Schmid, de la CGT Azopardo, aseguró que el movimiento obrero "no se bajará de la exigencia de pronta sanción de la ley antidespidos por parte del Congreso".

Por su parte, dirigentes de las dos CTA, que denunciaron no haber sido invitadas al encuentro, se mostraron escépticos y disconformes respecto al acuerdo. Pablo Micheli, titular de la CTA Autónoma, manifestó que no creen "que quienes cuiden el empleo sean los empresarios y tampoco el Gobierno, que comenzó su mandato despidiendo gente" y advirtió que "si no sale la ley, vamos camino a un paro". En tanto, Hugo Yasky, secretario general de la CTA de los Trabajadores sostuvo que "el acuerdo es una truchada. Queremos una ley que garantice que no haya despidos".

Con este acuerdo, el Gobierno se adelantó al debate en comisiones que se dará mañana en Diputados, en torno al proyecto de ley que declara la emergencia ocupacional y contempla la prohibición de despidos por seis meses y la doble indemnización. Al respecto, el presidente acusó a la oposición de reunirse "para crear trabas e impedir el desarrollo de la Argentina" y agregó que "eso no es buena política, es bastardear la política".

Finalmente, Macri manifestó su vocación por "dialogar todos los sectores sobre una mesa, con el objetivo de lograr soluciones concretas para crear instrumentos para que Argentina pueda crecer". En este trabalenguas, sin embargo, el presidente omitió lo que su jefe de Gabinete, Marcos Peña, sí se animó a decir: que vetará la ley antidespidos y, de esta manera, rechazará una iniciativa surgida del diálogo y del debate.

Te puede interesar