Revanche nao tem fim

La Patria Grande 12 de mayo de 2016
Dilma Rousseff fue apartada de la presidencia de Brasil, tras ser aprobado el juicio político en su contra. De diversas maneras, el poder económico internacional continúa recuperando terreno en América Latina.
Dilma

Tras una sesión de más de 18 horas, el Senado de Brasil aprobó el apartamiento de la presidenta Dilma Rousseff de su cargo por 180 días, en el marco del juicio político que se le lleva adelante por las llamadas "pedaladas fiscales". La votación fue 55 a 22, con 3 ausentes. De esta manera, a partir de hoy el gobierno quedará en manos del vicepresidente Michel Temer, hasta que la Cámara alta defina su situación.

Rousseff, reelecta a fines de 2014, cuenta con un escenario muy complicado. Con los números de la votación de ayer, la oposición podría removerla, ya que supera los dos tercios del cuerpo.

De acuerdo con la legislación vigente, Rousseff dejará su cargo hoy mismo por un plazo máximo de 180 días. En este período, el Senado llevará a cabo el juicio político que presidirá Ricardo Lewandowski, titular del Supremo Tribunal Federal.

El vicepresidente Michel Temer, ex aliado de Dilma e integrante del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), asumirá la presidencia de forma interina. Durante su mandato, se espera que profundice el ajuste que realizó la propia Rousseff durante su segunda gestión. Si, finalmente, la oposición logra destituirla, Temer debería gobernar hasta 2018.

El juicio político a Dilma Rousseff constituye un nuevo intento del poder económico internacional por recuperar terreno en la región, tras quince años de gobiernos populares.

Te puede interesar