Concejo Deliberante: Plenario sobre Tránsito con cruces y chicanas

Legislativas 12 de mayo de 2016 Por El diablito del Concejo
La reunión produjo reclamos cruzados en relación a las responsabilidades de los gobiernos provincial y municipal, así como la "pesada herencia" que recibió la actual gestión local.
Foto0028[1]
Foto: El Diablito.

El Plenario convocado por el Concejo Deliberante de Salta para evaluar la situación del tránsito y diversos temas vinculados al área, sirvió principalmente para echar luz sobre la crítica situación que atraviesa la ciudad en materia de seguridad vial, pero también para echarse culpas entre las gestiones de la Provincia y el Municipio.

En la tarde de ayer, la concejal de Salta Nos Une, Socorro Villamayor y el secretario del Área Metropolitana, Matías Assenato, protagonizaron el momento más áspero de la jornada. Fue cuando este último interrogó a la secretaria de Obras Públicas de la ciudad, María Blanco, por la planificación de las ciclovías y la implementación de un sistema de transporte sustentable. Sin permitirle contestar a la funcionaria, la concejal Villamayor, quien responde al intendente Gustavo Sáenz, increpó a Assenato, preguntándole qué medidas había tomado desde su cartera, para buscar soluciones a la falta de alcoholímetros u otras cuestiones aprovechando “sus amplias facultades”. Entonces el secretario respondió que se había conformado un Comité Ejecutivo Metropolitano, para poder tratar estos temas entre los ochos intendentes que comprenden el área metropolitana: "Siete de los ocho intendentes sintieron que pueden sentarse con un secretario para buscar soluciones, pero evidentemente Sáenz no lo siente así", chicaneó, a propósito de las ausencias reiteradas del jefe comunal capitalino.

El reclamo de Villamayor se relacionaba con las duras declaraciones del subsecretario de Tránsito municipal, Juan Carlos Garrido quien, al hacer uso de la palabra, no dudó en señalar a la gestión de Miguel Isa como la culpable de la crisis que atraviesa el área: "La gestión anterior no dejó ningún alcoholímetro en funcionamiento. Los cinco aparatos vencidos y no homologados". También agregó que en diciembre "no teníamos un tornillo para fijar una señalización vertical. No teníamos pintura. No tenían revisión técnica los vehículos. Una carencia absoluta de personal".

Es que más temprano, el Director General de Coordinación de Tránsito, Inspector Mayor Sosa, de alguna manera había encendido la mecha. Con una frase que provocó gran sorpresa en los concejales, funcionarios y dirigentes de asociaciones civiles, había asegurado que "hace cuatro meses que no se trabaja con alcoholímetros", justamente por la mencionada deficiencia de los aparatos.

En ese sentido, indicó que "la falta de previsión para seguir realizando esas tareas" generó un incremento notable en el número de accidentes viales. Al tiempo que subrayó: "La ingesta de alcohol y la velocidad son los principales desencadenantes de los accidentes de este año 2016".

Como si todo esto fuese poco, al grave contexto se suma la caída del convenio que Tránsito mantenía con la Policía de la Provincia, para trabajar de manera conjunta con los controles vehiculares.

Te puede interesar