El régimen de Temer ataca a los medios alternativos

Opinión 21 de junio de 2016 Por Saul Leblon
El régimen golpista brasileño canceló una partida presupuestaria prevista para incluir publicidad estatal en los medios no convencionales, como portales y blogs, en un ataque directo a la libertad de expresión y a la circulación de informaciones y opiniones diferentes a las de las cadenas que lo ungieron y lo sostienen.
temer

A nombre de un ajuste fiscal, el régimen de Michel Temer eliminó estas partidas por 11,2 millones de reales, 3,3 millones de dólares, que equivalen apenas al 1 por ciento del dinero que en 2015 el gobierno federal destinó a los medios convencionales. Ese monto fue de 1,2 billones de reales, es decir 3.300 millones de dólares que pasaron del Estado a manos de un puñado de las familias más ricas del país.

El periodista Saul Leblon escribió en Carta Mayor (www.cartamaior.com.br) que la medida, insignificante en lo económico, busca “asfixiar las ideas” y “asegurar la supremacía absoluta de una visión de país que no representa a todo el país y que nunca aceptó convivir con un proyecto de extracción popular, libremente elegido por el voto mayoritario”.

Los medios a los que el régimen busca censurar están entre los pocos que dan una visión del país diferente a la de las grandes cadenas que, encabezadas por el grupo Globo (con sus canales, diarios, revistas, radios y portales de internet), fueron opositores furiosos de los gobiernos del Partido de los Trabajadores y decisivos en la maniobra de derrocamiento de la presidenta Dilma Rousseff y su reemplazo por Temer.

Una de las tácticas preferentes de estos tanques mediáticos fue crear y exaltar denuncias de corrupción contra Rousseff y su predecesor, Luiz Lula da Silva, y contra los funcionarios y dirigentes del Partido de los Trabajadores, y ocultar las que involucran a los  representantes de los partidos derechistas que asaltaron el poder en los mismos casos, como el de la empresa estatal Petrobras, conocido como “Lava Jato”.

La incidencia económica de la eliminación de la publicidad para medios alternativos fue calificada como “irrisoria” hasta por Folha de S.Paulo, diario que expresa las opiniones y defiende los intereses de la alta burguesía paulista, capital económica de Brasil.

Leblon afirma que detrás de la “austeridad” fiscal, el argumento usado en tantos países para profundizar las desigualdades, se observa “la determinación grosera y unilateral de aplicar en el país una receta de un neoliberalismo fundamentalista, anacrónico, ilegítimo e incompatible con la naturaleza de la Constitución vigente desde 1988”.

Es, agrega, una exhibición de intolerancia hacia el pensamiento crítico; es la misma intolerancia que Temer y sus secuaces ya mostraron con mujeres, negros, artistas, intelectuales , estudiantes, los homosexuales, los sin tierra y sin techo. “El golpe también demoniza a la opinión crítica que aparece en los medios progresistas”.

En el mismo sentido se inscribe, explica, el ataque del régimen a la Empresa Brasileña de Comunicación (EBC).

Te puede interesar