Ataque a la redacción de Tiempo Argentino

Medios 04 de julio de 2016 Por El Diablito
Uno grupo de 20 violentos ingresó por la fuerza a las oficinas del matutino, el cual viene funcionando como cooperativa. Los trabajadores acusaron al empresario Martínez Rojas.
tiempo argentino

En la madrugada de hoy, una patota de 20 personas ingresó violentamente a la redacción del periódico Tiempo Argentino, agredió a los trabajadores y causó grandes destrozos en las oficinas. El matutino porteño viene funcionando como cooperativa, luego de la presunta venta del medio por parte de Sergio Szpolski al empresario correntino Mariano Martínez Rojas.

Según informaron los trabajadores, el propio Martínez Rojas estaba al frente del grupo de violentos quienes, luego de los incidentes, se retiraron escoltados por la Policía Federal. Los periodistas también denunciaron que los efectivos policiales se mantuvieron pasivos durante los acontecimientos. Ariel Cristófalo, del diario Olé, quien se encontraba en el lugar, contó que la patota "destrozó todo" y la Policía "no hizo nada".

En igual sentido, el delegado de Tiempo Argentino, Alejandro Wall, relató: “Tomaron la redacción, nosotros vinimos para acá, acreditamos que estaban rompiendo cosas, esos hombres seguían ahí y la Policía no nos dejaba ingresar, en una actitud pasiva".

Wall también manifestó que los matones " redujeron a los compañeros que estaban en la guardia” e ingresaron, para luego agredir a los trabajadores con matafuegos y romper sus pertenencias y los registros de la cooperativa. Por último, Wall añadió: "A eso de las 4 de la mañana pudimos ingresar”.

Estos hechos, con claras pretensiones intimidatorias hacia quienes continúan trabajando en el medio, suceden cuando todavía no está clara su operación de venta y, lo que es más grave, cuando los atropellos a los trabajadores de éste y otros sectores, comienzan a naturalizarse.

El Diablito

El Diablito del Cabildo es un portal digital de noticias de la provincia de Salta. Un proyecto construido desde la comunicación popular contrahegemónica.

Te puede interesar