La búsqueda de la Paz en Colombia

La Patria Grande 24 de julio de 2016 Por Paola M. Vargas
Colombia  es uno de los pocos países de América Latina que ha vivido el mayor tiempo de su historia en democracia, sin embargo, el conflicto entre los gobiernos y las guerrillas ha mantenido al país y su gente en un estado de constante violencia (Informe especial).
Farc2

Colombia en la década de los '40 vivía en una dictadura y el entonces presidente Guillermo León Valencia, quería perpetuarse en el poder. Cabe recordar que entre los '40 y los '60 había una guerra declarada entre liberales y conservadores.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) surgen de un grupo de campesinos que se constituyen de manera espontánea, para   defenderse de la violencia del gobierno conservador que, a través de ella, quería perpetuarse en el poder. En 1964, ingresan alrededor de 16 mil soldados, al estado independiente de Marquetalia, ubicado al sur de Colombia, para arremeter contra los campesinos y eliminar los restos de la milicia liberal que se habían escondido en esa zona.

Un reducido grupo de no de más de 20 campesinos, encabezados por Pedro Antonio Marín, quien luego se convertiría en el líder de las FARC y que se lo conocería luego como Manuel Marulanda o Tirofijo, resistieron la ofensiva.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarías de Colombia nacen con el objetivo de acabar con las desigualdades sociales, políticas y económicas, terminar con la intervención militar  de capitales estadounidenses en Colombia y conformar un estado marxista-leninista y bolivariano. Cuando se conformó la guerrilla, contaron en sus inicios con 20 mil personas. Para poder costear los gastos, recurrían al secuestro extorsivo y secuestros políticos, principalmente.

En la década de los '80, las FARC pasan de ser una fuerza defensiva a una ofensiva, en la que el objetivo, ahora, era crear un ejército capaz de ir ganando terreno desde la zona cordillerana hasta la capital.

El recorrido hacia la Paz

Antes de firmar el convenio de Paz, firmado entre el gobierno actual, representado por el presidente colombiano Manuel Santos y el líder de la guerrilla Rodrigo Londoño, hubo muchos otros intentos que fracasaron.

La primera negociación se dio en 1984, cuando el gobierno del presidente Belisario Betancourt es el primero en reconocer a la guerrilla como interlocutor válido, en la solución al conflicto armado. En este convenio las FARC acuerdan suspender los secuestros y forman un movimiento político: la Unión Popular y se presentan las elecciones presidenciales, pero luego denuncian que 3500  de sus miembros fueron asesinados, incluido el candidato a presidente Jaime Pardo Leal.

El segundo intento se dio durante la presidencia de César Gaviria, entre 1990 y 1994, cuando algunos miembros de las FARC tuvieron la oportunidad de participar en la Asamblea constituyente. Este intento fracasó porque el estado de violencia continuó.

Luego, en 1998, Andrés Pastrana encabezó el Proceso de Paz de Caiguán, sin embargo, no se logró nada y se cerró unos días antes del secuestro de la candidata a la presidencia Ingrid Betancourt.

Cuando Álvaro Uribe asume la presidencia el 2002, lleva a cabo una política denominada "Seguridad democrática", pero el conflicto y la violencia persistían. Es durante este gobierno que se da un duro golpe a la guerrilla y ésta se debilita. Utilizando métodos de engaño, el Gobierno logra la liberación de Ingrid Betancourt y de dos norteamericanos, en 2008. Ese mismo año, muere Manuel Murulanda y lo sucede Guillermo León, alias Alfonso Cano, quien muere el 2011 en manos del ejército colombiano.

A Cano, le sucede Rodrigo Londoño, alias Timoleón Jiménez o Timochenko, quién firmará finalmente el convenio de Paz con el actual presidente.

Durante los 50 años de existencia de las FARC, se adjudicaron el 37% de los secuestros ocurridos en Colombia entre 1970 y 2010. Sobrevivieron a 12 gobiernos y se contabilizan más de 7 millones de víctimas, de esta guerrilla.

Y finalmente este año se firmó el pacto para preparar el fin del conflicto en Colombia, que incluye el cese de fuego bilateral y definitivo. El presidente cubano Raúl Castro fue el encargado de entregar el documento al presidente Juan Manuel Santos y al líder guerrillero Rodrigo Londoño. Este documento también establece que la salida de los combatientes de las FARC de sus actuales campamentos se realizará de civil y sin armas.

Te puede interesar