"La unidad se construye en la calle"

Nacionales 18 de septiembre de 2016 Por Corresponsal ATE
Crónica de la visita de la ex presidenta Cristina Fernández a la seccional de ATE capital.
cristina en ate

Miércoles 14 de septiembre. El viento hacía que recordar que aún faltaba para la llegada de la primavera. La esquina de Santiago del Estero y Carlos Calvo no era igual a una tarde de miércoles. Parlantes enormes, una pantalla gigante, vallas de color blanco, militantes, trabajadores y trabajadoras con pecheras de diferente color, fueron ordenando todo, preparando un escenario y chequeando que el audio salga con la mejor calidad desde el salón Germán Abdala -ubicado en el subsuelo de la seccional de la Asociación de los Trabajadores del Estado (ATE) Capital- hacia las puerta del sindicato.

Un muchacho pregunta:

- Jefe, ¿sabe qué pasa hoy?

- Viene Cristina, pibe. Hoy el barrio es una fiesta, respondió uno de los 300 delegados y delegadas que tuvieron la posibilidad de acceder a la charla con la ex presidenta.

En la puerta de la ATE todo era movimiento. Los responsables de organización chequeaban  una y otra vez, nombre y apellido de cada compañero y compañera. Con el correr de los minutos, fueron llegando cientos de militantes del campo popular. Banderas, remeras, bombos y redoblantes le pusieron color a una tarde de cielo gris.

Los rostros de Cristina y Néstor estaban estampados en remeras de diferentes colores. Cantitos, arengas y el ya clásico “Vamos a volver”, monopolizó la escena. No había dudas que Cristina visitaría la seccional de ATE Capital, para hablar con más de 300 delegados y delegadas de diferentes sectores del Estado nacional.

15:30 hs. Desde San José y San Juan se podía ver a los delegados y las delegadas con la pulsera verde y blanca que decía: "ATE CAPITAL - 14/09/2016 - CFK", quienes lentamente fueron ingresando al salón "Germán Abdala".

16:05 hs. Más de 300 compañeros y compañeras esperaban por la llegada de Cristina. En cada silla, la imagen de Milagro Sala, la líder jujeña de la organización barrial Tupac Amaru detenida desde que el actual gobernador de la provincia llegó al poder. #LiberenAMilagro rezaban los carteles.

Hacía calor. Mucho calor. Nervios. Ansiedad. Risas. Recuerdos. Charlas gremiales. Reencuentros. Todo eso pasó, se palpitó, se respiró en el subsuelo que recibió a Cristina.

Una compañera tomó el micrófono y anunció que la ex presidenta llegaría al salón a las 16:30, mientras en el público, una delegada repartía caramelos para combatir un posible bajón de presión, junto a otro compañero que alcanzaba la botellas de agua mineral.

17:16 hs. Un compañero que trabaja en la Defensoría de la Nación, le pidió a un pibe que le deje sacar una foto cuando llegara Cristina: "Hace 60 años que espero este momento", confesó emocionado. El joven delegado sonrió y le hizo un lugarcito para que pueda inmortalizar un momento histórico. En el salón seguía el calor, se sentía, se percibía, se respiraba pesado. La ansiedad y la mística -mucha mística- generó que el calor no fuera un problema y desde el salón retumbaba: “Vengo bancando este proyecto…”

De pronto se anunció que Cristina ya estaba en “nuestra casa”. Aplausos. Cantitos contra el actual Gobierno nacional y empezó a bajar la ansiedad. Un cordón humano de los trabajadores y las trabajadoras improvisaron un pasillo para que Cristina pudiera llegar al escenario, que compartió con el secretario general de ATE Capital, Daniel “Tanito” Catalano.

Se acomodaron en los sillones de color negro y ambos agradecieron la paciencia del público. Cristina se quitó un pañuelo que abrazaba su cuello y confesó: “Quiero contarles que el Tanito y Máximo me venían insistiendo para que venga al sindicato a hablar con ustedes, y acá estoy”. Los aplausos no se hicieron esperar. El Tanito pidió disculpas por el intenso calor y avisó que el aire acondicionado estaba encendido. Cristina aprovechó la ocasión para usar la ironía y sugirió que lo apagaran "antes que le llegue la factura". El público estalló en una carcajada cómplice y colectiva.

La ex presidenta no ahorró críticas a los 9 meses de gobierno de Mauricio Macri y sostuvo que es necesario empujar hacia la unidad de todos los sectores, que tienen la responsabilidad de representar y resolver los problemas de la gente, a la que ya no le alcanza el sueldo para llegar a fin de mes. Y aclaró: "La unidad no se hace en una  mesa de rosca, se construye en la acción, en la calle". Destacó la importancia de la contundente Marcha Federal y llamó a crear un frente "con el nombre que quieran", nacional, popular y democrático.

18:37 hs. Cristina cerró su intervención, advirtiendo que un proyecto no tiene futuro o no sirve si va a  depender de una sola persona. "Tenemos que ser capaces de volver y pensar en reformas que perduren en el tiempo. Tenemos que lograr sujetos con derechos que puedan defenderlos y que no caigan en el individualismo del sálvese quien pueda”, sentenció.

El salón Germán Abdala explotó con el ya clásico "Vamos a volver". La ex mandataria se levantó y caminó hasta la puerta del sindicato, para hablar con los militantes que la esperaban afuera desde temprano.

En el interior del sindicato quedaron compañeros y compañeras emocionados, que siguieron conmovidos por varios minutos. Un delegado que ya peina canas, salió con la bandera de la verde y blanca para seguir un momento inolvidable afuera. El miércoles 14 de septiembre no fue un día más en ATE Capital. Fue un día diferente. Distinto. Único. Histórico.

 

Te puede interesar