Un asentamiento de pie

La patria chica 21 de septiembre de 2016
Debido a las pésimas condiciones en las que viven, habitantes de un asentamiento de barrio Fraternidad exigieron una solución en el Concejo Deliberante. No descartan adoptar medidas de fuerza.
IMG-20160920-WA0013

Vecinas de un asentamiento de barrio Fraternidad, se movilizaron ayer al Concejo Deliberante, con el objetivo de hacer visible el grave problema que vienen sufriendo desde hace más de un año: la falta de un espacio digno donde vivir. Sin embargo, tras esperar tres horas en la puerta del edificio legislativo sin ser recibidas, tuvieron que retirarse sin ninguna respuesta concreta. Por tal motivo, plantearon la posibilidad de tomar medidas de fuerza en el corto plazo.

En el asentamiento viven alrededor de treinta familias las cuales ocupan, desde agosto de 2015, un espacio verde que corresponde a la manzana 340C -según los planos municipales-, donde los habitantes levantaron sus precarias viviendas. Sin embargo, por ser un terreno público destinado a la instalación de una plaza, el mismo no se encuentra subdividido, dando lugar a disputas entre los distintos sectores del barrio de emergencia.

“No queremos escrituras, sino que nos dividan los terrenos por igual”, sostuvo Margarita, vecina del asentamiento, en diálogo con El Diablito. El reclamo de la dirigente barrial se debe a que, tal como denunció, existe una zona del barrio -deshabitada actualmente- que ya comenzó a lotearse de manera ilegal. Se trata de una fracción contigua al asentamiento, pero más cercana a la entrada del barrio.

Margarita también explicó en qué condiciones viven en el asentamiento: “Nuestras casas están levantadas con tarimas, son precarias. No podemos entrar los materiales porque no tenemos calles o pasajes”.

En el mes de junio pasado, el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada, visitó el barrio y las vecinas pudieron plantearle la problemática. En aquella oportunidad, le habían solicitado el apoyo del cuerpo para desafectar el espacio público y, de esta manera, poder mejorar su situación con la provisión de servicios esenciales como el agua. Sin embargo, hasta el momento, las vecinas continúan sin una solución, con el agravante de haberse iniciado los mencionados conflictos en el barrio.

Te puede interesar