Tetas en revolución

Tetas en Revolución 01 de marzo de 2017
Una columna de opinión del colectivo de mujeres Tetas en Revolución, que buscará compartir saberes, cuestionar nuestros entornos, relatar experiencias y visibilizar realidades en búsqueda de la reivindicación del lugar de la mujer en nuestra sociedad.
cuidado-de-la-vida

A partir de hoy desde El Diablito del Cabildo reproduciremos, con su debida autorización, la columna Tetas en Revolución, que producen compañeras de Venezuela y que publican en su blog https://tetasenrevolucion.wordpress.com/ 

Es un orgullo y un verdadero gusto para nosotros compartir estos textos, que expresan también nuestra ideología. Admiramos y acompañamos, desde nuestro humilde lugar, la lucha de estas compañeras, como la de todas las mujeres del mundo; aquellas que históricamente han sido vulneradas por una sociedad que ensalzó al patriarcado, la misma que entronizó a un machismo absurdo que no llevó a otra cosa que a la violencia de género y al enfrentamiento.

Por eso celebramos que estas compañeras salgan, levanten la voz (que es la de muchas), a exigir una nueva sociedad. Una sociedad en donde se valore la feminidad tanto como la "masculinidad positiva"; en donde finalmente se entienda que la perspectiva feminista no va contra los hombres, sino contra ese machismo, que tanto daño hizo.

Nos unimos a la búsqueda, o mejor dicho, a la construcción de esa sociedad, en donde nos respetemos los derechos, en donde finalmente se entienda y se respete la diversidad de género y cultural, en donde protejamos a los más vulnerables. Vamos hacia ella, una sociedad con menos guerras y más amor.

Aquí les dejamos la primera entrega de las tantas columnas que reproduciremos:

Por el cuidado de la vida

Por la compañera Jenny Soto

La vida es el bien más preciado en el socialismo que estamos construyendo. Y la vida no solo tiene una dimensión reproductiva–biológica, también tiene una dimensión social, política y afectiva. Quiere decir que lo productivo no sólo se basa en un régimen salarial y laboral, sino en la satisfacción de necesidades y deseos vitales de afectividad y vínculo.

Nuestra ética productiva es el cuidado de la vida, por lo tanto, la producción laboral de bienes de consumo o materiales no puede seguir compitiendo con el buen vivir de las familias. Hacemos revolución y biopolítica desde nuestras prácticas cotidianas en familia y en comunidad, enmarcadas en el proyecto de país ecosocialista y feminista.

Definimos la Cultura del Cuidado de la Vida desde una perspectiva ecológica y orgánica que contiene al ser humano como parte del medio ambiente, somos seres multidimensionales integrados en la materia, lo espiritual, histórico y social. Nuestro camino es honrar el orden y la sabiduría ancestral para proteger los ciclos vitales. El contexto de guerra económica que estamos viviendo nos lleva a profundizar prácticas soberanas y emancipadoras para la vida, tomar conciencia de cómo nos alimentamos y valorar lo que produce nuestra tierra.

Nuestras causas son las que engloban el Cuidado de la Vida, los derechos del nacimiento, la disminución de la mortalidad materna, el reconocimiento de la maternidad como una experiencia liberadora desde el empoderamiento de las mujeres, el reconocimiento del amamantamiento como un aporte en lo social, económico, ambiental y político. Valoramos la masculinidad positiva y los roles paternos responsables, afirmamos que los varones hacen parte fundamental en el proceso de transformación social hacia un modelo igualitario; la perspectiva feminista no va contra ellos, sino contra el machismo y sabemos que no hay una forma única de ser “mujer” u “hombre”.

Ofrecemos una educación sexual continua que tome en cuenta la diversidad en la sociedad, fundamentalmente en las familias y las instituciones. Apoyamos el reconocimiento legal y social de la diversidad sexual y de las familias homoparentales, que no corresponden al modelo de familia impuesto por el sistema patriarcal. Ejercemos plena soberanía sobre nuestros cuerpos como mujeres y creemos firmemente en que es posible un mundo con prácticas médicas dignas y legislaciones respetuosas. Queremos dar visibilidad a las múltiples discriminaciones que genera el sistema patriarcal y capitalista que discrimina a ancianos y ancianas, niños y niñas, adolescentes y personas con discapacidad. Promovemos una cultura del cuidado de la vida, donde la sociedad exprese su amor, solidaridad y cooperación.

Nuestras causas están enmarcadas en el legado que nos dejó el Comandante Hugo Chávez, en la Ley del Plan de la Patria 2013–2019. Manifestamos nuestro compromiso al servicio de estos ideales revolucionarios.

 

Te puede interesar